NIMAI STUDIO

Tips y tipos de ayuno

Tips y tipos de ayuno

Hola, ¿cómo les ha ido? Esperando que estén todos súper bien, con energías renovadas para este nuevo año, para lograr todas metas que se propongan. Hoy vamos a hablar de los ayunos, los cuales son un método muy efectivo para realizar un detox o reset para nuestro cuerpo, el cual tiene innumerables beneficios.

Los ayunos pueden ayudarte a mejorar tu salud, tanto física como emocional, y a prevenir enfermedades.

Tras nuestra ardua vida laboral y el ajetreo constante que vivimos, nuestro cuerpo pide un descanso, sobre todo en estas fechas, por los variados excesos de fin de año. Para eso, lo mejor es realizar un descanso tanto físico como mental y cuando hablo de físico también me refiero a intestinal, descansar las actividades más desgastantes, como la digestión y tránsito intestinal.

Al ayunar, liberamos al intestino de esas cargas, y es él mismo que de manera natural, lleva a cabo un proceso de desintoxicación, gracias al cual nuestro cuerpo se renueva, ideal para comenzar un nuevo año.

Las formas de ayunar más efectivas son las que eliminan la ingesta de alimentos sólidos. En este sentido, el ayuno con agua o hídrico, así como el ayuno con zumos o infusiones, mantienen nuestro cuerpo hidratado, dejando que se vaya alimentando a partir de sus propias reservas acumuladas.

El ayuno no sólo limpia y regenera el organismo por dentro, sino que, además de servir como método para bajar de peso altamente efectivo, regenera los tejidos de la piel, ayuda a combatir afecciones alérgicas y retrasa el envejecimiento de las células.

Se recomienda realizar ayunos en entornos de tranquilidad y relajación, es más fácil liberarse de hábitos adquiridos como el tabaquismo y aliviar trastornos físicos y mentales derivados del estrés por motivos laborales.

*Pérdida de peso: reducción de peso y adopción de hábitos saludables

*Afecciones de la piel: alergias, eccemas, abscesos, varices, cicatrización

*Desintoxicación: tabaco, café, alcohol

*Trastornos psicológicos: estrés, depresión, fatiga crónica, insomnio

Uno de los ayunos más fáciles de lograr es el ayuno intermitente, que se define como el proceso continuo y repetitivo durante el cual se combinan períodos determinados de alimentación normal con otros períodos en ayunas.

Los beneficios de esta práctica derivan de la diferencia cuantitativa entre las calorías consumidas en los días de no-ayuno y el consumo de cero calorías en los días de ayuno, la cual siempre será favorable para el organismo.

Por lo general, los períodos de ayuno son inferiores a los de no-ayuno. Por ese motivo, el metabolismo no llega reducir su actividad de manera significativa.

Básicamente, ayunar permite al cuerpo quemar el exceso de grasa corporal. La grasa corporal es solo energía alimentaria almacenada. Si no comes, el cuerpo simplemente comerá su propia grasa para obtener energía.

La insulina es la principal hormona implicada en el almacenamiento de energía alimentaria. Esta aumenta al comer, por ende, ayuda a almacenar el excedente de energía de dos formas diferentes. Los azúcares pueden unirse en cadenas largas, llamadas glucógeno, que después se almacenan en el hígado. Sin embargo, el espacio de almacenamiento es limitado, y una vez que se llena, el hígado comienza a convertir el exceso de glucosa en grasa. Aquel proceso se denomina lipogénesis de Novo (que literalmente significa crear grasa nueva).

El proceso funciona a la inversa cuando no comemos (ayuno). El nivel de insulina desciende, dando señal al cuerpo para que empiece a quemar la energía almacenada.

Así que el cuerpo solo puede estar en dos estados: en estado de absorción (insulina alta) y en ayuno (insulina baja). O estamos almacenando energía alimentaria o la estamos quemando. Es una cosa o la otra. Si hay un equilibrio entre comer y ayunar, no hay ganancia de peso neto.

Si empezamos a comer desde que nos levantamos y no paramos hasta que nos vamos a dormir, pasamos la mayor parte del tiempo en el estado de absorción.  No hemos dejado nada de tiempo para que el cuerpo queme la energía alimentaria.

Para restablecer el equilibrio o adelgazar, solo necesitamos aumentar el intervalo en el que quemamos energía alimentaria (ayuno). Básicamente, ayunar permite al cuerpo usar la energía almacenada. A fin de cuentas, para eso está.

Imagen relacionada

Ayunos cortos (menos de 24 horas)

Puedes ayunar durante el tiempo que quieras, pero aquí tienes algunos planes más conocidos.

12 y 12

Sería lo equivalente a realizar un desayuno y una cena, distanciados entre ellos 12 horas. Por ejemplo, desayunar a las 8:00h y cenar a las 20:00h.

 

16 y 8

Se hace un ayuno diario de 16 horas. Se realizan todas las comidas durante un periodo de 8 horas y se ayuna durante las 16 horas restantes. Normalmente se hace a diario o casi a diario.

Por ejemplo, puedes hacer todas las comidas entre las 11 de la mañana y las 7 de la noche. Normalmente esto significa saltarse el desayuno.

20 y 4

Es un intervalo de alimentación de 4 horas y un ayuno de 20 horas. Por ejemplo, puedes comer entre las 2 y las 6 de la tarde cada día y ayunar durante las 20 horas restantes. Normalmente esto conlleva hacer una o dos comidas pequeñas durante este intervalo de tiempo.

Bueno, espero que puedan realizar algún tipo de ayuno, es solo saber controlar el hambre y que el hambre no te controle a ti. Me despido, ¡hasta la próxima semana!

Contacto: +56940427421

Instagram: @doshasnutricion

doshasnutricion@gmail.com